Fuente: La Jornada

Ciudad de México. Una profunda auditoría a la forma en que las industrias automotriz y acerera –que en conjunto representan 6 por ciento del valor de la economía mexicana– pagan sus impuestos está en puerta.

La medida, revela Raquel Buenrostro, jefa del Servicio de Administración Tributaria (SAT), forma parte de acciones de fiscalización que no terminarán ahí.

 Vienen también revisiones a cinco de las mayores fundaciones privadas, ligadas a las grandes fortunas del país.

La labor fiscalizadora del SAT no se centra en el sector privado.

En entrevista con La Jornada, Raquel Buenrostro revela que el organismo que dirige desde enero pasado va a auditar fiscalmente a Petróleos Mexicanos (Pemex) y al conjunto de bancos públicos que forman la banca de desarrollo.

Al frente del SAT desde enero pasado, Raquel Buenrostro, matemática por la Universidad Nacional Autónoma de México.

Buenrostro habla de otro par de objetivos que encarará el organismo: el combate desde su origen de la economía informal –donde se emplea poco más de la mitad de mexicanos– y las aduanas.

«El extremo más complejo de corrupción en el SAT, cuyo combate es un asunto de seguridad nacional».

Sectores económicos y el SAT

Maestra en economía por El Colegio de México, oficial mayor de Hacienda en el primer año de este gobierno –desde donde participó en el proceso de compra consolidada de medicamentos–

Buenrostro resalta el trabajo realizado para normalizar el cumplimiento de las obligaciones fiscales.

Se veía como una práctica normal, dice, hacer hasta lo imposible por pagar menos impuestos.

«El primer reto, en el que se logró avanzar, fue mandar el mensaje de que aquí hay piso parejo para el cobro de impuestos, que todo el que esté obligado debe pagar y que ya no hay canonjías, privilegios o tráfico de influencias», sostiene.

Este año de crisis económica, defiende, la recaudación fiscal no se ha caído.

La del periodo enero a agosto fue apenas inferior en 0.5 por ciento real, descontada la inflación, al del periodo comparable de 2019.

Ha sido resultado de la fiscalización del organismo, en especial a los llamados grandes contribuyentes: 12 mil 500 empresas que aportan 51 de cada 100 pesos que recauda el fisco.

Buenrostro revela: Hay sectores (de actividad económica) que llevan 10 o 15 años sin ninguna revisión por parte del SAT. 

«No hay ninguna explicación lógica o una justificación para que en 10 o 15 años la industria farmacéutica no haya sido revisada, por ejemplo».

Deja una respuesta